Masterclass: “La importancia del storyboard”, Paco Sáez

Paco Sáez nos transmitió su manera de sentir el cine en una masterclass muy entretenida.

Durante más de dos horas estuvimos pegados a la silla y con los ojos bien abiertos. Su forma de entender y transmitir el valor de un buen storyboard en el cine tuvieron mucho que ver, pero también el divertido y emocionante repaso por su trayectoria profesional. La carrera de un niño que imaginaba aventuras con Mazinger Z y ahora dibuja personajes que hacen soñar a otros. Y es que Paco Sáez contagia energía y amor por su profesión: “Para mí es fudamental que un profesional del storyboard sienta el cine, no hago una distinción entre cine de imagen real y de animación”.

 

Paco Sáez se siente afortunado por haber trabajado en cine de animación e imagen real. Planet 51, Atrapa la Bandera o Spanish Movie son sólo algunos ejemplos de su trabajo en el storyboard. Una disciplina poco valorada al considerarse un simple borrador de la historia. De hecho confesó tener problemas a la hora de seleccionar a gente para su departamento: “Que seas un excepcional dibujante no quiere decir que sepas hacer storyboard porque el storyboard es cine”. Desde el storyboard se trabaja la psicología del plano. Para Paco Sáez, si prescindimos del audio a una película podemos llegar a entender la trama porque visualmente esta bien contada: “Muchas veces voy a academias donde tengo que juzgar los trabajos de alumnos. Pueden tener fallos anatómicos, etc., pero me interesa que la historia que me cuentan se entienda”.

Y es que el storyboard es importante desde muchas perspectivas, empezando por la económica. Es curioso como hay veces que productores dicen no necesitar “un tebeo” para hacer una pelicula, pero no entienden que es la manera más barata de previsualizar el film.  Un buen storyboard puede avanzar potenciales problemas de producción, pero no suele trabajarse lo suficiente porque existe un ímpetu tremendo por llegar al software y poder ver los acabados, las texturas, etc. Es importante tener en cuenta que si no hay un buen esqueleto previo nunca saldrá algo consistente.

Gran admirador del Renacimiento, Paco Sáez empezó con el realismo y nunca se imaginó que podía hacer otra cosa. En 2002 entró en Cartoon Network donde aprendió que todo su conocimiento del realismo y las formas le permitía llegar a cualquier conclusión gráfica. Aunque parece lo contrario, hacer expresividad con pocas líneas es más complejo que dibujar algo con detalle: “Intento hacer entender al artista de story que por mucho detalle que meta en sus viñetas no van a ser mejores. Hacemos storyboard no cómic”.

El storyboard es la parte en la que hay que aportar ideas, por eso muchos dibujos son descartados. Algunas personas confunden ese tipo de storyboard con el que se presenta a ejecutivos de cadenas para que entiendan bien el producto y aporten financiación. En ese caso sí estamos más cerca de pequeñas ilustraciones. Pero para películas hay que conseguir la máxima expresividad con la mayor simplicidad y en el menor tiempo. Ese nivel de expresividad se consigue conociendo la anatomía del personaje a través de un modelo previo bien estudiado. Una vez que los personajes están diseñados, debemos intentar simplificarlos para que el resto de equipo los pueda entender: “Tener un elemento dentro de cada personaje y saber reconocerlo por su silueta”. Después cada artista puede dibujarlo desde su estilo pero siempre cumpliendo esa pauta.

Paco Sáez inistió en el esfuerzo a la hora de conseguir tus metas: “Para llegar a ser algo dentro de la profesión tienes que dibujar muchísimo”. Y eso es precisamente lo que nos mostró a través de sus muchos dibujos, ilustraciones para editoriales, para webs, concepts visuales para películas de animación, guías de estilo para personajes, storyboard, animáticas, etc. Siempre dando importancia a un buen trabajo de documentación: “Para mí la regla número uno es documentarse“.

La verdad es que vivimos momentos muy divertidos, uno de ellos cuando Paco Sáez puso voz a los personajes de Atrapa la Bandera mientras nos mostraba su storyboard, y momentos de mucha emoción, especialmente en el recuerdo de uno de sus grandes maestros. Un lujo de masterclass que concluyó con cuatro consejos fundamentales: mantener nuestra capacidad de soñar, alimentar nuestra ilusión, afilar la autocrítica y tener constancia.

Si queréis conocer un poco mejor a Paco Sáez os recomendamos su entrevista tras la masterclass.

FacebookTwitterWhatsAppLinkedIn
Escríbenos:

Te responderemos lo antes posible

¿Ilegible? Cambiar texto captcha txt