Masterclass sobre el modelado 3D con Rafael Zabala

El 8 de octubre disfrutamos en nuestra escuela de una completa Masterclass sobre modelado 3D con Rafael Zabala, y su trabajo en producciones como El Hobbit o El planeta de los Simios.

Desde sus inicios en la técnica tradicional hasta sus trabajos más conocidos de modelado 3D en grandes producciones, Rafael Zabala hizo un repaso por su trayectoria profesional dejando anécdotas y mucho oficio. La escuela se llenó de asistentes. Ni una silla vacía fue la muestra del interés que despertaba un profesional que ha formado parte de empresas como The Mill o Weta Digital.

Antes de su participación en títulos tan conocidos para todos, Rafael Zabala se preguntaba cómo se hacían todos esos personajes que él veía en las pantallas. Su carrera profesional se inició en Londres en un ámbito totalmente artístico, trabajando en el taller de un escultor. De hecho no se considera un virtuoso de la técnica en digital pero sí reconoce cuales son sus habilidades artísticas y las utiliza para hacerse un hueco en el mundo del modelado 3D: “Es importante que cada uno de vosotros sepáis identificar cuál es vuestro fuerte. Cómo abrirse camino para empezar y cómo seguir de ahí en adelante. Hay que ser realistas y después trabajar duro”.

Rafael destacó el papel de una buena formación: “Si no habéis trabajado profesionalmente en un estudio, el primer paso profesional es entrar en una academia. Es donde empiezas a hacer tus primeras amistades y es a vuestros compañeros a los que veréis trabajando en las empresas”. Insistió en la importancia del trabajo en equipo y en mantener la mente abierta en una profesión que no sabes dónde te va a llevar. Rodearse de personas negativas, dejarse llevar por el desánimo o idealizar a profesionales pensando que nunca llegaremos allí es una mala práctica: “Si te dicen tú no puedes, responde observa cómo lo hago”.

Ese primer trabajo como escultor le permitió aprender mejor el oficio y llevar a cabo proyectos de principio a fin. Después de trabajar en su propio taller e impartir clases de arte en la universidad, le llegó la oportunidad de medirse en el entorno digital. Alguien importante del sector se interesó por su obra y le recomendó que probara Zbrush: “Lo probé y aluciné”. A partir de ese momento hizo su portfolio con trabajos tradicionales y digitales y acudió a diferentes eventos en busca de una oportunidad. Finalmente la encontró en Mundos Digitales, donde consiguió la esperada llamada de The Mill. El siguiente paso lo dio a Weta Digital, un gran salto teniendo en cuenta que, no hacía tanto tiempo viendo una película de El Planeta de los Simios, se preguntaba cómo podían hacer criaturas tan realistas…

En cuanto a software utiliza Zbrush y Maya, ya sea en cine, publicidad o videojuegos. Eso sí, cada entorno tiene unas necesidades diferentes. En principio el cine requiere más detalle. Aunque el nivel de cinemática que están alcanzando los videojuegos o el nivel de efectos de las series de televisión están haciendo que todo se iguale: “El software es accesible y al final no cuesta tanto tener un buen producto, dependiendo del presupuesto”.

Rafael Zabala compartió con los asistentes trabajos profesionales y personales, creaciones para divertirse, para jugar con las escalas y para transmitir cosas. Un artista debe mostrar que conoce el movimiento y la expresión. La anatomía es difícil pero es fundamental:  “Qué parte está en tensión, qué parte acumula más grasa, donde estiras y dónde contraes, el balance, que no se esté cayendo, que esté bien posado… El personaje tiene que ser algo más que un muñeco en 3D bien hecho, tiene que transmitir”. También hizo hincapié en el trabajo de volúmenes ya que, por mucho que el acabado sea fantástico y podamos ver las arrugas y poros, si el personaje no tiene los volúmenes conseguidos no hay nada.

Uno de sus consejos fue abandonar la pantalla para dibujar, esculpir y ejercitar fuera de lo digital: “Ves la realidad, como reacciona todo. Lo que normalmente haces con el ordenador ocurre naturalmente delante de tus ojos. Es un punto de vista añadido a todo el conocimiento que tienes digitalmente”.

El modelado 3D es un trabajo en equipo. Por ello el proceso mano a mano con el rigger o con los motion capture también tuvieron su espacio en la masterclass. El motion capture forma parte de casi todas las películas y también está en lo videojuegos: “Presentar la realidad de una cara moviéndose es un desafío enorme y es muy difícil llegar ese nivel”. Para Rafael Zabala el avance de las herramientas es indiscutible y van educando nuestros nuestro ojos. Por eso, a menudo, cuando volvemos a ver determinadas películas que nos parecieron increíbles nos sorprendemos.

Además de modelar en Zbrush para los asistentes y explicar cómo tiene customizada su propia interface, Rafael Zabala compartió sus impresiones sobre el futuro de las artes digitales: “Estamos entrando en una era alucinante: 3D printing, scanning o realidad virtual nos permiten hacer un loop mezclando lo tradicional y digital. Podemos empezar una idea en el ordenador e imprimirla en 3D para tocarla con las manos”. Con la realidad virtual como ejemplo Rafael Zabala pidió a los asistentes un ejercicio de imaginación: “Imaginad esculpir en el espacio digitalmente sin atajos de teclado ni ratón…”. Sin duda un universo de posibilidades.

Aprovechar internet y las redes sociales como herramienta para hacer visible el trabajo de modelado 3D fue otro de sus consejos. No sólo porque la industria sea visual, sino por las posibilidades de contratación y de ampliar la red de contactos. Si queréis más consejos, conocer sus referentes o qué películas le marcaron, echadle un vistazo al vídeo.

FacebookTwitterWhatsAppLinkedIn
Escríbenos:

Te responderemos lo antes posible

¿Ilegible? Cambiar texto captcha txt