Lettering y tipografía, la tendencia en Diseño

Tiempo de lectura: 2 minutos

El diseño gráfico está en todas partes. Desde un cartel publicitario en una carretera hasta la señalización de un hospital, pasando por un dibujo o texto para redes sociales, actualmente todo se concibe desde la creatividad de un diseñador gráfico; valiéndose de su imaginación y arte, puede realizar multitud de diseños por medio de herramientas digitales para transmitir un mensaje. Y ya que el diseño gráfico siempre está al alza, nunca dejan de surgir nuevas técnicas, algunas de ellas basadas en excelentes actualizaciones de procesos pasados. Dos ejemplos claros son el lettering y la tipografía: ambos han conseguido que las letras no se plasmen únicamente escribiendo, sino también dibujando.

Trabajo realizado por nuestro alumno Gustavo Olea

Antes de nada, es importante hablar de otra disciplina con rasgos en común, pero muy diferente al mismo tiempo: la caligrafía, es decir, el arte de escribir. Es la forma que utilizamos para transmitir un mensaje de manera manual sobre el papel por medio de lápices, bolígrafos, rotuladores, pinceles, etc. Se realiza con un solo trazo y de forma muy concienzuda para que todo lo que se transmite se perciba correctamente. Y también existen estilos, como son los casos de la caligrafía inglesa, gótica, clásica, etc. Pero se trata, básicamente, de escribir, y es importante diferenciar este concepto del lettering y la tipografía.

Cuando hablamos de lettering, hacemos referencia al arte de dibujar letras, no de escribirlas, aunque el mensaje final se pueda leer como un texto. En este caso, lo importante es la forma con la que se transmite, el estilo, y la libertad a la hora de plasmar esas letras. Ello implica que no haya letras exactamente iguales y que cada una de ellas se dibuje de manera independiente (modificando, borrando, añadiendo capas, etc.), aunque todas tengan un mismo estilo. Permite experimentar a la hora de dibujar letras, combinar estilos e incluir, incluso, pequeños dibujos o formas (filigranas, flores, rayos, etc.) para acompañar esas letras y crear un contexto. Y aunque este arte tiene su origen en papel, ya que no existe una forma cerrada de dibujar esas letras, ha explotado dentro del diseño gráfico por las posibilidades digitales que ofrece, manteniendo ese aspecto libre a la hora de hacer los dibujos. Sin embargo, incluso con la inclusión de la tecnología, el lettering se diseña de manera manual a través del ordenador, la tableta gráfica o trasladando un diseño en papel hasta la forma digital. Lo importante es usar las manos para marcar los trazos. Es también clave la libertad creativa y, sobre todo, que la imaginación pueda desbordarse para que no haya límites a la hora de crear.

Cuando hablamos de lettering, hacemos referencia al arte de dibujar letras

Sin embargo, este arte no es el mismo que la tipografía, aunque tengan aspectos en común. La tipografía es el acto de diseñar caracteres, números y símbolos, creando un estilo conjunto o fuente de texto, y se concibe para usar únicamente desde el ordenador. Tiene dos diferencias fundamentales con el lettering: una máquina es la encargada de generar el texto y las letras que se repiten son exactamente iguales, sin que haya variaciones de ningún tipo. Usamos la tipografía para escribir con una fuente concreta, con un estilo predeterminado que repita el diseño exacto en cada letra; y aunque este imite a la caligrafía o al lettering en el estilo, la generación automática del texto la convierte en una disciplina diferente.

En cualquier caso, tanto el lettering como la tipografía se usan diariamente en diseño gráfico, cada vez más por el amplio abanico de posibilidades que ofrece. Recientemente, Internet ha lanzado multitud de cuentas basadas en textos que explotan mucho más estas facetas (véase Mr. Wonderful, cuyo éxito radica en estas disciplinas), además de todas las opciones que existen en publicidad, en el audiovisual y en el ámbito de la empresa.

Máster en Diseño Gráfico

FacebookTwitterLinkedIn